21 enero 2013

Sistemas de embalaje para proteger tus mudanzas



Un elemento esencial en toda mudanza es el embalaje del mobiliario para poder realizar una mudanza sin sobresaltos y segura con las máximas garantías.

En Mudanzas Mario Cantos recomendamos que el embalaje del mobiliario se lleve a cabo dentro del domicilio de origen, en la misma habitación que se encuentra el mobiliario. Así pues realizaremos el orden inverso a cuando compramos un mueble.

La empresa de transporte que nos trae el mueble de la tienda lo lleva embalado y no es hasta que entra en la habitación cuando se le quita la protección para proceder al montaje. Ahora lo que hacemos es justamente lo contrario, desmontamos y embalamos.

Normalmente y como oferta general, las empresas de mudanzas, para reducir costes, proponen el embalaje con mantas del mobiliario en el camión; esto es un error, ya que el mueble cuando tiene más riesgo de ser dañado es precisamente en la distancia que hay que recorrer desde su origen hasta el camión (pasillos, escaleras o incluso al colocarlo en la plataforma elevadora). Esto puede provocar golpes, rayones o desperfectos además de que el seguro de roturas generalmente no cubre si el mueble no se ha protegido debidamente en el domicilio.

Es cierto que esta opción encarece el precio final pero te aseguras de que todo va a ser más limpio, ordenado y seguro. 

Para realizar una correcta protección existen varios sistemas de embalaje, cada uno de los cuales cuenta con unas prestaciones diferentes; por eso conviene contemplarlas todas. 

Embalaje con cajas de cartón: 


Este sin duda es el mejor sistema ya que aporta la máxima protección y nos permite llevar un orden controlado sobre cada objeto. 

La desventaja principal es que es el más caro de todos. Además el que más tiempo requiere para que de su máximo rendimiento y provoca que se agrande bastante el volumen de la mercancía. 








Embalaje con mantas: 

 
 
Sin duda es el sistema mas rentable que ofrece una alta protección y nos permite un acoplamiento óptimo para la carga. Lo mejor de todo es la posibilidad de reciclarlo cuantas veces sea necesario. Una manta puede utilizarse sin problemas en más de 20 mudanzas. 




Embalaje con Burbujas: 

Este sistema es el más tradicional y cómodo para trabajar.

El principal inconveniente es que aunque aparente una alta protección, realmente no es así; a no ser que se utilice una gran cantidad de burbuja. Provocando que sea un método bastante costoso. 



Retráctil: 

Para algunos muebles y/o objetos va muy bien; no protege de un gran golpe, pero al ser autoadhesivo evita movimientos en el camión y por lo tanto roces en el momento del transporte.

Embalaje de mudanzas y desmontaje